Compartir

Buscando entre sombras la libertad inconcebible,
con la esperanza de poder huir o desviarse,
aunque eso significara ser egoísta, abstraerse del mundo.


Abstraerse de las injusticias, dejar de pensar.
Decidir: ¿Vivir aislado, tranquilo, distante o enfrentarse
a la vida que a la vez es muerte y desconsuelo?
Conocer implicaba temer, llorar, pero también amar.
Esa felicidad, esa burbuja en la que nos escondemos,
ese bienestar efímero donde se nos olvida que
la vida significa también crueldad e impiedad.

La vida es la continua aceptación del cambio, también de los errores.
Fue uno de los mejores años, un comienzo imprevisto,
el desborde de una aventura en un viaje inesperado.
La decisión de salir de mi país, de mi zona de confort,
aunque no sé si podría llamar confort a un inconformismo constante, a un hueco en el estomago.
Estaba emocionada, ansiosa, esperaba conocer nuevas personas, paisajes y clima.
Necesitaba ser un viajero, un inconstante, un analista de lugares, viajar era para mí la felicidad que distrae.
Estas tan concentrado en palpar lo nuevo que no te preocupa lo efímero, lo común.
Al contrario, empiezas a valorar esos aspectos, esas amistades,los lugares que se distancian, y te enamoras, descubres la vida en todas sus escalas,
aunque esas escalas se diferencien.
Ahora amas lo común, porque no es tan común.
Con radiante entusiasmo, con alegría, con un poco de nostalgia, con esperanza
te encontré inmerso en tu mundo e ideales.


Un nuevo e inesperado acontecimiento se acercaba a mi vida.
Yo, un desastroso ser, torpe, sonriente, ansioso, sobretodo adicto al sentir.
Tu, un analista de las situaciones, con sueños olvidados,
pero con la esencia de querer soñar de nuevo.
Dos niños en la inmensidad del mundo.
Dos desconocidos, encontrándose.
Dos almas compaginadas, libres.
Dos solitarios incomprendidos.


Dos protagonistas de la historia
de la que no se sienten parte.
Un cuento inconcluso, una espera eterna, un recorrido sin soluciones.
La disparidad del mundo, el querer no aceptado.

Escrito en el año 2016 por @neyria.gp
Fotografía: @anszkart – Agosto 2017

Facebook
Twitter